¿Te imaginas un partido político sin ánimo de lucro?

Siempre he pensado que la mayoría de los políticos se comportan como si el partido al que pertenecen fuera un fin en sí mismo, y se olvidan de que el partido no es más que una herramienta para hacer políticas en favor de los ciudadanos.

La mayoría de los políticos no entienden las necesidades del pueblo porque desde que se profesionalizan dentro de sus partidos dejan de formar parte del pueblo.

Y para colmo, desde que en las pasadas elecciones europeas la formación PODEMOS diera tamaña sorpresa consiguiendo cinco escaños y convirtiéndose de repente en la cuarta fuerza política de nuestro país, se ha agravado aún más la situación: ha quedado patente que para la mayoría de los políticos pertenecientes a los partidos tradicionales somos unos simples clientes, y por ende, los partidos son unas meras empresas.

Las empresas mercadean con productos y servicios, y los partidos lo hacen con los votos; por eso, para los partidos, los estudios demoscópicos no son más que estudios de mercado que les ayuda a prever el número de votos (de clientes) que van a conseguir en las próximas elecciones.

Repito: para los partidos somos clientes. Somos simplemente una fuente de financiación: cuantos más votos obtiene un partido (cuanta más representación parlamentaria logra), más dinero consigue.

Sigue leyendo

Yo abrí este blog para hablar de otra cosa…

Joder, yo abrí este blog para hablar de mis novelas, pasadas, presentes y futuras; sin embargo, no hago más que hablar de política.

La política consiste en administrar los recursos públicos de la manera más justa posible, en favor de la mayoría y fastidiando al menor número posible de personas.

Ahora mismo hay gente que acusa al gobierno regional de Madrid de querer privatizar la sanidad madrileña, y por otro lado está esa otra gente que defiende que el gobierno regional realmente lo que pretende es externalizar la gestión para ser más eficientes.

¿Qué haría un político de verdad? Es decir, ¿qué haría un político que quisiera administrar los recursos públicos de la manera más justa posible, en favor de la mayoría y fastidiando al menor número posible de personas?

Muy sencillo: en vez de conceder la gestión de los hospitales madrileños a empresas privadas, lo cual nunca va a dejar contento a un porcentaje importante de la población, ¿por qué no contratan (fichan) a los gestores que van a administrar esos hospitales desde las empresas privadas?

Sigue leyendo