¿Te imaginas un partido político sin ánimo de lucro?

Siempre he pensado que la mayoría de los políticos se comportan como si el partido al que pertenecen fuera un fin en sí mismo, y se olvidan de que el partido no es más que una herramienta para hacer políticas en favor de los ciudadanos.

La mayoría de los políticos no entienden las necesidades del pueblo porque desde que se profesionalizan dentro de sus partidos dejan de formar parte del pueblo.

Y para colmo, desde que en las pasadas elecciones europeas la formación PODEMOS diera tamaña sorpresa consiguiendo cinco escaños y convirtiéndose de repente en la cuarta fuerza política de nuestro país, se ha agravado aún más la situación: ha quedado patente que para la mayoría de los políticos pertenecientes a los partidos tradicionales somos unos simples clientes, y por ende, los partidos son unas meras empresas.

Las empresas mercadean con productos y servicios, y los partidos lo hacen con los votos; por eso, para los partidos, los estudios demoscópicos no son más que estudios de mercado que les ayuda a prever el número de votos (de clientes) que van a conseguir en las próximas elecciones.

Repito: para los partidos somos clientes. Somos simplemente una fuente de financiación: cuantos más votos obtiene un partido (cuanta más representación parlamentaria logra), más dinero consigue.

Sigue leyendo

¿Y quién se atreve a ponerle el cascabel al gato?

Para afrontar la lectura de este artículo es necesario poner a prueba todo el coraje mental con el que uno cuenta, para liberar el pensamiento de paradigmas mentales y desafiar el peso de la tradición. Si acaso no leyeras este artículo completamente, entonces no me darás la oportunidad de mostrarte la profundidad de mi tesis y las razones por las que la expongo. En consecuencia sacarás tus propias conclusiones antes de que yo pueda explicarte las mías.

Con seguridad esto que pienso no va a gustar a mucha gente y tampoco me va a ayudar a hacer amigos. Pero es imprescindible decir lo que pensamos y mucho más si consideramos que aquellas conclusiones a las que nos han llevado nuestras reflexiones son de importancia superlativa. Sucede que, de vez en cuando, al reflexionar sobre ciertas cosas aparentemente simples de la vida y de las relaciones interpersonales, conseguimos identificar enormes desajustes e injusticias sociales sobre los que se fundamenta nuestra sociedad.

Quién no se ha planteado alguna vez la pregunta de ¿por qué hay tanta desigualdad e injusticia social y económica entre los seres humanos? ¿Cómo es posible que haya tanta gente que se muere de hambre y de sed mientras que otras personas tienen más dinero del que se podrían gastar en un millón de vidas que duraran mil años cada una?

Sigue leyendo

¿No hay más jefes que indios?

¿Realmente es necesario que los roles de jefe de Estado y de presidente de Gobierno sean ejercidos por dos personas diferentes?

En 1975, y como consecuencia de la justificada fobia que quedó impregnada en una gran parte de la sociedad española a la autoridad vitalicia que se autoimpuso Franco, se le dio al rey muy pocas atribuciones. Tan pocas que si lo pensamos llegamos a la conclusión de que un rey y nada, suman nada. La prueba es que el presidente de Gobierno es quien se ocupa del manejo cotidiano de la nación y de las cosas verdaderamente transcendentales (independientemente de que lo haga mal o peor, éste es otro asunto). Y para desarrollar esta importante labor, el presidente de Gobierno es ayudado por los ministros y por los secretarios de estado que él mismo designa o propone.

En cambio, las funciones del jefe de Estado español son básicamente representativas y su poder es meramente simbólico: preside las ceremonias del Estado como fiestas nacionales y otros actos como inauguraciones, aniversarios y funerales; representa al país en el exterior y es quien recibe a los embajadores y a otros dignatarios extranjeros. Vamos, que no tiene mucho más mérito del que podría tener Pokémon o cualquiera de los Lunnis.

Sigue leyendo