¿Te imaginas un partido político sin ánimo de lucro?

Siempre he pensado que la mayoría de los políticos se comportan como si el partido al que pertenecen fuera un fin en sí mismo, y se olvidan de que el partido no es más que una herramienta para hacer políticas en favor de los ciudadanos.

La mayoría de los políticos no entienden las necesidades del pueblo porque desde que se profesionalizan dentro de sus partidos dejan de formar parte del pueblo.

Y para colmo, desde que en las pasadas elecciones europeas la formación PODEMOS diera tamaña sorpresa consiguiendo cinco escaños y convirtiéndose de repente en la cuarta fuerza política de nuestro país, se ha agravado aún más la situación: ha quedado patente que para la mayoría de los políticos pertenecientes a los partidos tradicionales somos unos simples clientes, y por ende, los partidos son unas meras empresas.

Las empresas mercadean con productos y servicios, y los partidos lo hacen con los votos; por eso, para los partidos, los estudios demoscópicos no son más que estudios de mercado que les ayuda a prever el número de votos (de clientes) que van a conseguir en las próximas elecciones.

Repito: para los partidos somos clientes. Somos simplemente una fuente de financiación: cuantos más votos obtiene un partido (cuanta más representación parlamentaria logra), más dinero consigue.

El PP y su presidente pretendían que los últimos comicios europeos sirviesen de respaldo a sus políticas económicas, pero se llevaron un gran chasco: perdieron 2,6 millones de votos respecto a las últimas elecciones europeas y 6,8 millones de votos respecto de las generales de noviembre de 2011. No obstante, este desgaste no benefició al PSOE, que también perdió 2,5 millones de votos desde las anteriores europeas y 3,4 millones de votos desde las últimas generales. Por tanto, entre los dos grandes partidos (grandes en infraestructura y en costes para el Estado, aunque cada vez más pequeños en cuanto a los apoyos que reciben de los ciudadanos) perdieron más de 5 millones de votos desde las últimas europeas y más de 10 millones desde las últimas generales.

¿Acaso dudas de que en el seno de estos dos partidos están pensando que en las próximas generales van a dejar de percibir muchos millones de euros? O sea, ¿acaso dudas de que los partidos están pensando en los votantes en términos de dinero? A más votantes, más escaños, y a más escaños, más fondos para el partido.

A los políticos no les importan los intereses de los ciudadanos, sino sólo sus propios intereses personales y los de sus partidos; por eso, tras los resultados electorales de las europeas de mayo de 2014, al PP le entró esa prisa desmesurada por cambiar la ley electoral sobre la elección directa de alcaldes, porque así se garantizaría a priori la alcaldía en 40 capitales de provincia. Obviamente, al PP le importa un carajo los habitantes de esas capitales. Lo que realmente anhela es perpetuarse en el poder sobre esos ayuntamientos por las razones que todos intuimos.

Por supuesto, no dejemos de lado que si el resto de los partidos no aprobaban que el PP cambiara la ley electoral no era porque pretendían lo mejor para los ciudadanos, sino porque también aspiraban a tener más posibilidades a la hora de postular por conseguir el poder en las próximas elecciones locales.

Mientras que el país se desangra, la mayoría de los políticos sólo se preocupan de conseguir votos, pero de la misma manera que si salieran a pescar; es decir, echan el anzuelo para que piquemos. Y prueba de ellos es la forma en la que se expresan. A continuación presento algunas frases literales expresadas por algunos políticos:

  • “Necesitamos un candidato que nos conduzca a la victoria.”

En vez de “Necesitamos un líder capaz de solucionar los problemas de nuestro país”.

  • “Tenemos un plan para recuperar los votos perdidos.”

En vez de “Tenemos un plan para mejorar la situación económica y social de los ciudadanos”.

  • “El partido elegirá al candidato mejor preparado para ganar las elecciones.”

En vez de “El partido elegirá al candidato mejor preparado para solucionar los problemas que actualmente azotan nuestro país”.

Mientras que los partidos políticos sigan siendo costeados por el Estado (por los ciudadanos), y por tanto, sus finanzas sigan dependiendo del número de votos conseguidos en las últimas elecciones, los ciudadanos seguiremos siendo considerados como clientes. En cambio, el día que los partidos sean financiados con las cuotas de sus afiliados, empezarán a preocuparse por nuestras necesidades.

Por cierto, fíjate hasta dónde llega el interés de algunos por perpetuarse en el poder, que algunos dirigentes del PP y del PSOE están manteniendo reuniones secretas para madurar una posible gran coalición tras las próximas elecciones generales, en el caso de que ninguno de los dos alcance la mayoría absoluta, lo cual está más que garantizado, puesto que el bipartidismo a muerto.

Paradójicamente, al comienzo de la crisis, cuando realmente era necesaria esta coalición entre los dos grandes partidos, ni siquiera se la plantearon. En cambio, ahora que los ciudadanos estamos retornando a la política se la están planteando con urgencia y con miedo. Obviamente, esta gran coalición sólo busca una cosa: neutralizar a PODEMOS.

Antes, deseábamos que surgiera un partido político por y para los ciudadanos, y ahora que existe, no PODEMOS darle la espalda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s