No sé cómo titular este post

Estoy triste y feliz a la vez. Estoy triste porque hace algunos días que no actualizo este blog, pero también estoy feliz porque varias personas se han preocupado por mi ausencia y me han preguntado a través de correo electrónico (mmoreguer@gmail.com) qué es lo que me impide andar por aquí.

La explicación es muy sencilla: entre otras cosas, me dedico a escribir los blogs de otras personas; por eso, y como últimamente estoy bastante ocupado, no me queda tiempo para actualizar este blog; además, ahora estoy escribiendo dos novelas negras para otras personas y una novela para mí, a lo que hay que añadir la corrección que he empezado recientemente de un libro de no ficción.

Mientras vuelvo, te ruego que le eches un vistazo a los posts que hay aquí abajo y que seguramente no has leído aún.

Muchas gracias por vuestra extrañeza e interés.

Yo abrí este blog para hablar de otra cosa…

Joder, yo abrí este blog para hablar de mis novelas, pasadas, presentes y futuras; sin embargo, no hago más que hablar de política.

La política consiste en administrar los recursos públicos de la manera más justa posible, en favor de la mayoría y fastidiando al menor número posible de personas.

Ahora mismo hay gente que acusa al gobierno regional de Madrid de querer privatizar la sanidad madrileña, y por otro lado está esa otra gente que defiende que el gobierno regional realmente lo que pretende es externalizar la gestión para ser más eficientes.

¿Qué haría un político de verdad? Es decir, ¿qué haría un político que quisiera administrar los recursos públicos de la manera más justa posible, en favor de la mayoría y fastidiando al menor número posible de personas?

Muy sencillo: en vez de conceder la gestión de los hospitales madrileños a empresas privadas, lo cual nunca va a dejar contento a un porcentaje importante de la población, ¿por qué no contratan (fichan) a los gestores que van a administrar esos hospitales desde las empresas privadas?

Sigue leyendo