¿Te gustaría que nuestros políticos pasaran una temporadita cobrando 426 euracos?

Nuestro sistema actual ha colapsado. Ya no funciona, pero es que tampoco tiene arreglo. Se le han hecho tantos apaños que ya ni siquiera parece un sistema, ni siquiera se sostiene en pié, como está quedando patente. La única solución que hay es desmontar el sistema. No me refiero a destruirlo, porque aunque no funciona es el mejor de todos, al menos sobre el papel. Y para que funcione, hay que volver a sacar el papel, ponerlo encima de la mesa, desmontar el sistema por piezas y montarlo de nuevo, pero basándonos en lo que aparece en el papel y en todo lo que hemos aprendido durante todos estos años. Probablemente podremos reutilizar algunas piezas, pero otras están rotas, otras estropeadas sin arreglo, otras sucias, otras son incompatibles con las que podemos reutilizar y no encajan, y por supuesto, tendremos que fabricar muchas piezas nuevas. Y mientras se crea o se monta el nuevo sistema, tendríamos que dejarles el timón del barco España a los tecnócratas.

Estamos inmersos en una especie de círculo vicioso que hay romper para convertirlo en virtuoso. Y sólo hay una manera de romper un círculo vicioso: rompiéndolo.

Sí, pienso que urge crear un gobierno de unidad nacional.

El concepto parece ser claro. Un gobierno de unidad nacional (o de concertación nacional) es aquél en el que no existe ningún credo, religión ni ideología para donde se pueda inclinar la balanza. Es aquél en el que sus representantes, los tecnócratas (técnicos que saben gobernar), tiran al unísono para un mismo lado y buscan el bien común para todos los ciudadanos de su país y no para ningún partido concreto (como ahora) ni para algunos votantes (como ahora) ni para algunos simpatizantes (como ahora), sino para todos.

Un gobierno de unidad nacional está basado en el más lógico de los principios: con la fuerza de todos y remando en una misma dirección, llegaremos al destino previsto de una forma más rápida y eficiente.

Con el modelo actual de bipartidismo (izquierda versus derecha) ha quedado patente que no vamos a ninguna parte. Estamos inmersos en un círculo vicioso, y nunca mejor dicho: en un círculo vicioso porque cuando rema sólo la izquierda nos movemos formando círculos en un sentido, y cuando rema sólo la derecha no movemos haciendo círculos hacia el sentido contrario, pero siempre girando y formando círculos viciosos.

Ojo, que quede claro que no estoy pensando en que nos gobiernen Rajoy y Rubalcaba en comandita. No, qué coño. Esta gente ha demostrado que no son capaces de gobernarnos por separado, de manera que juntos lo conseguirían aún menos. Estos dos señores juntos formarían el mejor dúo de humoristas, pero no serían capaces de gestionar ni una comunidad de 5 propietarios. Por otro lado, entre los equipos del PSOE y del PP tampoco se encuentran los profesionales de altura aptos para crear un plan para reorientar a nuestro país hacia el rumbo adecuado. Si PP y PSOE no han sido capaces de llegar a un acuerdo en un asunto tan sensible como el de los desahucios, es evidente que a sus politicuchos de pacotilla les importamos un carajo. A éstos sólo les importan los intereses partidistas. Por eso, es necesario un gobierno de gente que sepa qué hay que hacer, cómo hay que hacerlo, y que lo haga bien.

Un gobierno de concertación nacional formado por tecnócratas nos llevaría en el camino recto y directo hacia el destino al que todos deseamos ir y al que todos nos merecemos llegar.

¿Esta solución sería eterna o provisional? No lo sé. Lo cierto es que nuestro sistema ahora no funciona. Por tanto, al menos de forma provisional habría que poner en marcha una solución, y mientras un gobierno de tecnócratas abrirá un proceso de transición hacia un nuevo modelo de organización política, social y económica. Si logramos crear un nuevo sistema que se prevea mejor que el gobierno de concertación nacional, pues lo pondremos en marcha nuevamente, por supuesto, una vez corregidos todos y cada uno de los errores del sistema anterior. Y si el nuevo sistema no es mejor que el gobierno de unidad nacional, pues entonces nos quedaremos con éste. A lo mejor descubrimos que el perfil de quienes generalmente aspiran a ser políticos no es el más adecuado. A lo mejor descubrimos que los mejores feladores que van ascendiendo por la escalera de los partidos no son los mejores gobernantes para nuestros ayuntamientos, diputaciones, comunidades y nación.

Pero lo que no podemos hacer es seguir dando vueltas hacia un lado, hasta que empecemos a darlas hacia el otro.

Hace treinta y cinco años empezamos a tener la oportunidad de hacer algo grandioso, de crear un modelo de Estado satisfactorio para todos, sin embargo, hemos creado una mierda pinchada en un palo. Pero esto, como todo, tiene arreglo. Creemos un nuevo sistema, un nuevo modelo de Estado.

¿No es fácil? Ya lo sé. Si fuera fácil no merecería la pena ni siquiera intentarlo.

¿Es imposible? No, no es imposible. Si lo fuera, tampoco merecería la pena intentarlo.

¿Es difícil? Sí, mucho, por eso merece la pena que lo hagamos. Entre todos.

Y este nuevo sistema o nuevo modelo de Estado que crearíamos entre todos mientras nos dirigen los tecnócratas, sería uno muy justo en el que, por ejemplo, en el futuro, entre muchas otras cosas, los directivos de las extintas cajas de ahorros estarían ahora en el trullo, habrían devuelto esas abusivas indemnizaciones megamillonarias con las que se han ido de rositas, para lo cual incluso se les embargaría sus propiedades de la misma manera que por su culpa se las están embargando ahora a familias indefensas, y habríamos articulado mecanismos para que los ciudadanos no tuviéramos que ser quienes pagáramos los pufos y las deudas que los ineptos e inmorales dirigentes de esas cajas han dejado en el camino.

¿Y qué hacemos con los miles de políticos y sindicalistas que hay ahora? Pues los mandamos a buscar trabajo. Y mientras no lo encuentren, los subsidiaremos con 426 euros. Hay familias que viven con 426 euros. Algunas, con los 426 euros, hasta ayudan a otras familias que no perciben nada.

Lo que tenemos ahora no funciona. El gobierno de los unos deja descontentos a los otros, mientras que el gobierno de los otros deja insatisfechos a los unos. Un gobierno de unidad nacional cogería lo bueno de los unos y lo bueno de los otros y desecharía lo malo de ambos; por tanto, un gobierno de unidad nacional nos dejaría contentos y satisfechos a todos, o por lo menos a casi todos. Y lo más importante, nos devolvería la confianza que la mayoría de los ciudadanos hemos perdido en los políticos y en el sistema. Hay que devolverle el poder, la confianza y la alegría al conjunto de la sociedad.

Sólo el hecho de que un gobierno de unidad nacional sea posible sobre el papel, hace que el modelo actual de los mega-partidos como maquinarias súper pesadas, imposibles de manejar, anticuadas y que por inercia se mueven en un solo sentido, deba desaparecer. No sirven para nada bueno, y no es que lo diga yo, sino que lo han demostrado ellos solitos durante los años que llevamos de democracia.

Pero para todo esto hace falta un cambio radical de paradigma en la sociedad española. Nos tenemos que sacudir bruscamente la cabeza para deshacernos de las telarañas que ahora nos cubren las ideas. Es curioso pero, a pesar de que la mayoría de la gente está asqueada y hastiada de los políticos (no de la política, sino de sus actores), si mañana se improvisaran unas elecciones generales, ahora mismo habría por lo menos unos dieciséis millones (10 + 6) de votantes que tendrían decidido su voto incondicional hacia uno de los dos grandes partidos. Esto significa que estamos sometidos a un paradigma erróneo. ¿Cómo es posible estar rabioso con la situación que se produjo durante el gobierno de los unos y que desgraciadamente no tiene visos de ser solucionado durante el gobierno de los otros, y sin embargo, que la mayoría de los potenciales electores ya tengan decidido su voto en pro de los unos o de los otros? ¡Cómo es posible esta paradoja!

¿Cómo es posible que nuestros políticos (todos: locales, provinciales, regionales y nacionales; de un lado y del otro) cuando están en la oposición tengan la poca vergüenza de echarle en cara a quienes están gobernando en ese momento que no estén haciendo lo que ellos mismos no hicieron hace tan sólo unos meses cuando gobernaban? ¡Cómo es posible esta paradoja!

Quiero que quede muy claro que lo malo no es que este gobierno haya tomado las medidas que ha tomado ni que vaya tomar las que tendrá que tomar, porque esas medidas vengan impuestas por los que realmente mandan. Lo malo es que los que mandan, lo hacen porque nuestros políticos no supieron gobernarnos en el pasado, ni los unos ni los otros. Y éste sí es el verdadero problema: que nuestros políticos no han sabido gobernarnos en el pasado. Pero… ¿acaso lo van a hacer mejor en el futuro? Me temo que no.

No podemos pedirles que solucionen el problema a aquellos que lo provocaron, que además no lo vieron venir cuando era evidente, y que cuando por fin lo han tenido encima lo han agravado. Tienen que ser otros los que solucionen el problema. ¿Quiénes? Yo no lo sé. Pero tenemos que buscarlos. Nosotros, sólo nosotros, porque los políticos no van a reconocer ni sus errores ni sus responsabilidades ni sus incompetencias. Tendremos que ser nosotros mismos los que determinemos quiénes deben ser esas personas capaces de sacarnos de este oscuro y maloliente agujero. A mí se me ocurre una fórmula sencilla, pero si la cuento me van a tildar de loco. Y sí, estoy loco, pero ojalá nunca recupere la cordura.

Seguro que los que bajo mi punto de vista serían los mejores gestores de nuestro gobierno, desagraciadamente no querrían serlo, y esto hace bueno aquello que ya decía Platón sobre que los mejores gobernantes son aquéllos a los que el pueblo tiene que rogarles que les gobiernen. En cambio, los malos gobernantes son los que aun habiendo quedado constancia de que no saben gobernar, se apoltronan en sus sillones y no se quieren ir, pero tampoco se les puede echar durante cuatro años ni con agua hirviendo, porque saben que si aguantan el tiempo necesario y suficiente en sus escaños se habrán labrado una paga vitalicia.

Bajo mi humilde punto de vista, un gobierno de unidad nacional para España no es una alternativa, es la única opción para salir de este atolladero. Y mientras seamos administrados por este nuevo gobierno formado por técnicos preparados (economistas, juristas, politólogos, filósofos, intelectuales… Ni políticos, ni sindicalistas, ni ninguna chusma), podremos montar de nuevo este sistema que nos hemos cargado durante estos treinta y cinco años que llevamos de democracia.

Anuncios

10 pensamientos en “¿Te gustaría que nuestros políticos pasaran una temporadita cobrando 426 euracos?

  1. Amigo Manu, estoy totalmente de acuerdo contigo, pero esta vez solo en el “titulo” de tu post. Ademas pienso que estamos actuando, ya dimos el primer paso todos los españoles hace un año y que por lo menos las personas que estan al frente estan actuando. Otra cosa es que no nos guste a la mayoria lo que se esta haciendo, evidentemente que no. ¿Pero piensas de verdad que para solucionar el problema actual, se pueden hacer cosas que le van a gustar a la mayoria?¿Piensas de verdad que unos tecnocratas preparadisimos, el primer paso que darian seria de regalarnos “el estado de bienestar” sin pedirnos nada a cambio? Cuando se actua se corre el riesgo de equivocarse, cuando piensas no y termino con el principio de mi comentario, que estoy totalmente de acuerdo contigo en el titulo.

    Me gusta

    • Hola querido Ramón.

      Como eres uno de mis grandes amigos me puedo permitir el lujo de decirte: “LÉETE DE NUEVO EL POST, CARAJO”.

      He dicho que lo malo NO es que se hayan tomado medidas de recorte, ya que estos POLÍTICOS INEPTOS las han tenido que tomar porque no han tenido más remedio, porque les han venido impuestas por Europa. No obstante, el mismo objetivo de déficit se hubiera podido lograr con medidas más justas para la mayoría; sin embargo, esta gente ha llegado como un elefante a una cacharrería y han arrasado con lo primero que han pillado por delante. Aunque a lo mejor no ha sido lo primero que han pillado por delante, sino que lo han hecho adrede.

      De cualquier manera, esta situación a la que hemos llegado y con la que se enfrentan estos POLÍTICOS INEPTOS, ha sido producida en el pasado por otros POLÍTICOS INEPTOS. Y aquí es donde realmente reside el problema: en España siempre hemos tenido, tenemos, y seguiremos teniendo POLÍTICOS INEPTOS, porque la maquinaria de los partidos está montada de manera que no son los mejores los que suben y se hacen presidentes y ministros, sino los mejores feladores. Y si queremos dejar de tener POLÍTICOS INEPTOS en el futuro, tendremos que hacer algo, nosotros, los ciudadanos no, porque éstos (los POLÍTICOS INEPTOS) no se van a cargar su fórmula de vida.

      Y por último, nadie, absolutamente nadie, ni siquiera tú querido amigo (porque sabes que te quiero un montón), me va a convencer de que se está haciendo lo único que se puede hacer. Tú sabes, porque en su día también tuviste una empresa y pagaste impuestos por encima de tus posibilidades, que a la hora de gestionar y administrar se pueden hacer varias cosas, aunque esta gente (POLÍTICOS INEPTOS) han tomado las medidas más sencillas y rápidas.

      Un gobierno de concertación nacional o de unión nacional no va a convertir a España en un país de Champions de la noche a la mañana, pero al menos vamos a desmantelar el tinglado de los caraduras que nos han llevado a esta situación, y vamos a sentar las bases para que nunca volvamos a vernos como ahora. Yo quiero volver a pagar impuestos por encima de mis posibilidades como lo hacíamos en el 2008. ¿Recuerdas…?

      Un abrazo, querido Ramón.
      Manu

      Me gusta

  2. Haber si he pillado algo con la segunda lectura, tu post viene a decir que por culpa de unos politicos ineptos que hemos tenido, que nos han arruinado, que nos han robado todos nuestros ahorros y nos han dejado endeudados hasta las cejas con todo cristo, han venido unos politicos que seran unos ineptos porque asi lo piensas tu y un monton de gente mas y que ademas todo lo que estan haciendo es para jodernos y asi que salga un monton de gente exaltada y los echen de las poltronas que ahora tienen.

    Mira Manu, yo creo que lo dificil de la situacion es tomar decisiones, las que sean ya que no les van a gustar a nadie, sean quien sean los que tienen que tomarlas, tecnocratas, politicos, etc..

    No quiero imaginar mi empresa con :
    3.000.000 de empleados mas los directivos.
    Deudas para pagar en los proximos 20 o 25 años al tipo de interes que le salga de las pelotas a alguien.
    5.000.000 de personas hablando mal de ella que tuve que despedir y sin aportar una mierda.
    Otros 5 millones mas que como son de la competencia tampoco aportan una mierda.
    Con lo que produce mi empresa tengo que ser capaz de mantener a otros 9 millones de empleados que tuve y se jubilaron que ahora les debo una pasta y se la tengo que pagar.
    Ademas todos los meses tengo que seguir ingresando dinero de algun sitio para poder pagar todo lo que tengo comprometido desde hace decadas con todos mis proveedores, para que se hagan cargo de 46.000.000 de personas para no faltar a sus derechos.
    A todo esto tenemos que quitar otros 8 millones que no aportan una mierda porque son estudiantes y tienen sus derechos.

    Si no he sacado mal las cuentas me quedan 8 millones de personas que tienen que levantar este puto pais de mierda, con unos politicos de mierda y una estructura de mierda, que lastima no fuera tan facil ser politico, porque ahora mismo ponia yo a trabajar a los 22 millones que faltan y que tienen que currar y estan buscando como coño se pueden escapar sin hacerlo o haciendo muy poco y queriendo cobrar como si trabajasen de verdad.
    No es una cuestion de politicos solamente, es una cuestion de honradez personal, es una cuestion de etica personal y es una cuestion de trabajo y de mentalizarnos que para que esta empresa “ESPAÑA” funcione tenemos que trabajar y aportar nuestro granito de arena, porque el dinero solo entrara si trabajamos y pagamos nuestros impuestos, España es nuestra, de 46 millones de personas, no solo de 8 millones.

    Y para todo ello hace falta gente que trabaje y que cobre en consonancia con el trabajo realizado y el pais en el que vive, y si los politicos cobran mucho habra que bajarles el sueldo, y si los que cobran mucho son algunos funcionarios habra que bajarles el sueldo, y si los sueldos que se estaban pagando eran falsos como ha demostrado la situacion que tenemos actualmente habra que adecuarlos, pero sobre todo hay que ponerse a CURRAR.
    No pienso que sea cosa de los caraduras que nos gobiernan solamente, tambien creo que quizas por todo lo que hemos visto y vivido durante 35 años, nos hemos convertido en unos caraduras ademas de unos incoscientes ya que todo lo que estamos haciendo va en contra nuestra, si no curramos y pagamos los impuestos que correspondan los ineptos de politicos nos van a dar una mierda, que es lo que tienen para repartir.

    Saludos y espero haber entendido ahora el post que habias escrito.

    P.D. Sabes que tu tambien eres un gran amigo mio.

    Me gusta

    • Querido Ramón.

      A pesar de que has leído mi post por segunda vez, lo has vuelto a leer con las gafas equivocadas. Este post lo escribí para que fuera leído de forma objetiva, sin prejuicios, sin paradigmas, no con las gafas de votante ni simpatizante del PP ni del PSOE, porque esas gafas te hacen tontorrón del culo, y sólo te dejan ver la vida de color azul (PP) o rojo (PSOE).

      La solución al problema de nuestro querido país comprende la totalidad de la gama cromática. Si ves la vida de color azul, siempre tendrás en contra a los de las gafas rojas, y viceversa.

      En este país hace falta que los politicuchos ineptos de pacotilla de los cojones se vayan a su puta casa. Ya es hora de que se les acabe el chollo de hacer carrera en sus partidos. Los españoles no necesitamos partidos políticos ni sindicatos tan grandes ni sectarios que sólo velan por sus intereses particulares, mientras que del resto de los españoles lo único que les importa es que sigamos tributando y cotizando para que ellos sigan cobrando sus injustos e inmerecidos sueldos y pagas vitalicias.

      El que quiera macropartidos y macrosindicatos que los pague de su bolsillo, o del bolsillo de su puta madre. O bueno, del bolsillo de sus militantes y simpatizantes.

      La próxima vez que te vea te regalaré unas gafas como las mías, que al menos te dejan ver la vida de un modo multicolor y más objetivo.

      Un abrazo.
      Manu

      Me gusta

      • No voy a rectificarte, solo decirte que mis gafas son solamente de vista porque sin ellas no veo, igual con tantos colores has dejado de ver la realidad y has pasado a ver utopías, la hipocresía no forma parte de mis palabras y la realidad esta para verla.
        Con tu post buscas soluciones ¡¡¡ gracias a dios alguien buscando soluciones !!!!, pero lamentablemente parece que no soy el único con gafas de colores, yo lo único que he planteado ha sido otra solución, no menos utópica que la tuya “ponerse a CURRAR” y “pagar impuestos”, no digo en ningún momento que lo que planteas no sea también parte de la solución. Pero yo te hecho 2 preguntas que no he tenido respuesta en mi primer comentario y te he aportado 2 soluciones que por lo visto tampoco te parecen oportunas en mi segundo.
        Aun así, te aceptare las gafas porque me gusta no perderme nada de la vida.

        Un abrazo.

        Me gusta

        • Hola, querido Ramón.

          Sin leer tu último comentario, te mando por correo electrónico el céntimo. Perdóname que no te haya leído pero ya me conoces: soy capaz hasta de contestarte otra vez y convertir esto en una partida de tenis, y el tenis no me gusta.

          Un abrazo.
          Manu

          Me gusta

  3. ….y que Rajoy y Rubalcaba formarían un buen dúo humorístico es lo más cuestionable de lo que has escrito en mi opinión….
    Tienes un sentido del humor un poco, no sé, diferente? Jajaja

    Me gusta

    • Hola Quintina.

      Mira Faemino y Cansado, que aparentemente son como estos dos que mencionas, y sin embargo son desternillantes.

      Te los recomiendo si no los conoces, aunque seguro que los conoces. ¡Vaya atrevimiento y tontería los mío…!

      Un abrazo, Quintina.
      Manu

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s