Hoy es viernes, y como cada viernes…

Llevo unos días sin entrar en el blog y por eso no he actualizado. Estoy bastante ocupado con el trabajo: actualmente estoy escribiendo tres novelas, una de ellas es para mí, y además estoy corrigiendo un libro que tengo que entregar muy pronto a su autora.

No obstante, hoy es viernes, y como cada viernes me gusta celebrar que no tengo nada que celebrar; por eso, todos los viernes me hago algún regalo, pero no uno de ésos caros, sino de esos otros que se hacen con amor… Hoy me he preparado una tarta de galletas maría con natillas de chocolate.

Hace un rato me fui al hipermercado a comprar galletas maría y los avíos para hacer natillas de chocolate. Ah, y ya puestos me he comprado también un kilo de tortas pardas. A los no creyentes siempre les digo que la prueba inequívoca de que Dios existe, es que existen las tortas pardas. Ningún mortal podría hacer esa exquisitez tan deliciosa sin la ayuda de la Divina Providencia. Sería imposible.

Cuando estaba en el hipermercado pensé que la tarta de galletas maría con natillas de chocolate estaría más rica con un golpecito de licor. Pero… ¿qué licor podría comprar si yo no tengo cultura “cubatística” porque no consumo ese tipo de bebidas? Así que decidí pasarme por el pasillo de los licores y dejarme llevar por mi instinto, y compré un ron muy conocido. Digo que es muy conocido porque es el único que me sonaba. Y por supuesto, no voy a decir aquí cuál es el ron al que me refiero porque como este blog tiene más de diecisiete millones de visitas cada día, lo justo sería que si esa marca de ron va a aumentar sus ventas gracias a mí, me lo agradeciera, pero como no lo va a hacer, pues me callo.

Cuando he llegado a casa totalmente emocionado, me he lavado las manos y me he puesto inmediatamente manos a la obra. De acuerdo, lo confieso: realmente me he comido una torta parda antes de empezar con la tarta.

He preparado las natillas con el chocolate negro y con sacarina líquida. Muy ricas me han quedado. Después he vertido un poco de ron en un plato en el que bañaría las galletas maría. Galletas sin azúcar, por supuesto. Y cuál ha sido mi sorpresa cuando al meter la primera galleta en el plato con ron comprobé que ésta se había bebido todo el licor. “¡Qué borracha!”, pensé. De manera que a partir de entonces, metía cada galleta y la sacaba rápidamente porque son más absorbentes que las bayetas ésas que anuncian en la tele. En fin, que me he preparado una tarta para seis que sólo se va a zampar uno, y que sin haberlo pretendido (lo juro) contiene en sus entrañas ron para cinco cubatas. De manera que si esta noche no me veis por Twitter, no os preocupéis por mí… Estaré bien. Además, no voy a conducir.

Anuncios

4 pensamientos en “Hoy es viernes, y como cada viernes…

  1. Estoy convencida que esa tarta ha quedado bueniiiisima!!!
    Eso si,no hubiera sabido más ricaa compartida con alguien?Si decides que si,me pido ser candidata a probarla y dar el visto bueno.Ya sabes que tampoco tomo alcohol,pero rebajado con chocolatito,jeje.
    Una lástima que nos separan unos cuantos kilómetros.Me conformaré con saber como la habrás disfrutado.
    Besos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s