Entre todos la provocaron y ella sola se produjo…

Actualmente, la palabra más utilizada por todos los españoles sin duda es “crisis”. Cuando hablamos y escribimos verbalizamos nuestros pensamientos. Por tanto, si la palabra “crisis” es la que más expresamos, significa que es la que más nos ronda por la cabeza. El término “crisis” está determinando e influyendo en nuestra forma de pensar. Si pensamos en crisis, actuamos de forma apurada, incrédula, temerosa, insegura, angustiada, inestable, vacilante, irresolutiva, indecisa, imprecisa, desconfiada… sospechosa. Y si actuamos de esta manera, la crisis nos ahoga aún más. Por tanto, estamos inmersos en una especie de círculo vicioso: la recesión nos lleva a pensar de forma crítica, y nuestra forma de pensar nos hace actuar de forma recesiva, y esto incrementa aún más esta situación de crisis…

Por eso, es necesario romper este círculo vicioso por alguna parte para que volvamos a recuperar la confianza y podamos fomentar una actitud positiva frente a la actual crisis económica.

Casi todo el mundo reconoce que no sabe de economía. Pero casi todo el mundo ha aprendido que esto de las crisis es algo cíclico; es decir, que cada cierto tiempo igual que viene, se va… Por eso, mucha gente está esperando a que pase sola. Pero esta vez es diferente a las anteriores. Esta vez no podemos ni debemos esperar.

¿Y quién ha provocado esta crisis? Ni lo sé con seguridad ni me importa. Los actores principales se echan mutuamente la culpa. De cualquier manera, parafraseando el dicho popular: entre todos la provocaron y ella sola se produjo.

Lo cierto es que, independientemente de quien la causara, ahí siguen todos, intentando solucionarla. Sin embargo, me temo que difícilmente podamos confiar en que la solución esté en manos de los mismos que la provocaron.

Pero tampoco podemos esperar a que pase la crisis, sin más. Tenemos que hacer algo. Nosotros. Cada uno de nosotros.

Cuando me miro al espejo me doy cuenta de que mi crisis particular la he provocado yo mismo, con las decisiones que he tomado en los últimos años… porque aunque estamos ante una crisis mundial, si yo hubiera hecho las cosas de manera diferentes en los últimos años, la crisis no me habría afectado, al menos tanto como lo está haciendo. Por eso, hace tres años meses dije “¡basta ya!” y me puse manos a la obra para hacerme cargo de mi parte de responsabilidad. Y empecé a aprender lo que hasta entonces no sabía.

Hasta que estalló la crisis, yo tenía dos negocios que me generaban el dinero necesario y suficiente para financiar “el estilo de vida que me merecía”. Pero claro, la tranquilidad que me generaban mis dos empresas me hicieron perderle el respecto al dinero. Y es un mal hábito perderle el respeto a “don Dinero”. Por supuesto que ahora le vuelvo a tener todo el respeto del mundo.

Hace unos tres años me paré a reflexionar y a tomar notas sobre finanzas personales, y después de desarrollar aquellas notas se convirtieron en mi libro “El dinero SÍ da la felicidad”. Y precisamente mañana miércoles 3 de octubre voy a impartir un seminario sobre finanzas personales para alumnos de último curso de la Universidad de Sevilla.

Las finanzas personales son un asunto que generalmente se aprende con los años, con los tropiezos y con los disgustos ocasionados por las pérdidas de dinero. Por eso, defiendo la importancia que tiene aprender a manejar las finanzas personales desde que se es un joven estudiante. Aunque nunca es tarde si de aprender a manejar el dinero se trata.

A lo mejor te interesa leer el post “El dinero SÍ da la felicidad”.

Te seguiré contando…

Anuncios

5 pensamientos en “Entre todos la provocaron y ella sola se produjo…

  1. Muy buenas amigo mio, me gusta tu plataforma esa “¡basta ya!”, solo con nuestra aportación diaria con una buena dosis de confianza y actuando ante nuestras propias situaciones con alegría, confianza, seguridad y mucho entusiasmo acabaremos con todo esto, creo ademas que el prefijo “in” debemos de almacenarlo en nuestro subconsciente profundo para utilizarlo solamente como vocabulario y no en nuestros quehaceres diarios, así estaríamos ante actuaciones crédulas, seguras, estables, “decisas” y precisas, por repetir solo las que tu mencionabas.
    Desde aquí recomiendo a todo el mundo leer ese pedazo de libro ( si me lo permites) “El dinero SÍ da la felicidad”, pero sobre todo recomiendo que todo el mundo arranque de una vez por todas, por la mañana, todos los días de su vida con una gran sonrisa y una actitud positiva, solo así habremos conseguido cargarnos a la dichosa “crisis”.
    Estoy seguro que el seminario habrá salido perfecto y que todos los asistentes se habrán quedado boquiabiertos cuando les hayas contado ese montón de cosas que sabes y que ademas sabes expresar como nadie.
    Saludos.

    Me gusta

  2. Este tema no se puede comentar en cuatro líneas, pero bien es verdad que se habla de la crisis como sí fuera una borrasca que nos atraviesa, como una gripe o algo que ha llegado sin saber porque. tal como comentas, si nos hubiésemos administrado(y nos hubieran administrado) mejor, otro gallo cantaría… Pero hemos querido vivir a todo tren sin sacar billete, y aquí estamos, esperando que pase la crisis cual tormenta de verano, y la crisis no pasara, tendremos que superarla con trabajo y esfuerzo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s