Consejo romántico de Matías nº 7 – ¿Y qué hacemos con la tele…?

Hola, soy Matías. Yo no soy Manu, sino Matías Montero, el protagonista masculino de la novela “Sal de mi cabeza y entra en mi vida”. Me gusta que quede claro que soy yo el encargado de escribir las sugerencias románticas en este blog.

La comunicación es, en definitiva, el factor clave para la estabilidad y el desarrollo de una pareja feliz y romántica. Y la técnica básica que debemos poner en práctica es muy simple y sencilla: hablar.

Sí, es simple y sencilla, pero… desgraciadamente hay parejas que pasan días y días sin hablar. Seguro que piensas: ¿y cómo es posible que una pareja vaya a pasar días sin hablar? Y a mí me agrada mucho que me hagas esa pregunta porque así puedo aclarar que “hablar”, en el sentido que yo quiero darle no se refiere a decir cosas, porque en ese caso es evidente que la gente habla. Y mucho, diría yo. Pero cuando digo que una pareja hable, me refiero a mucho más que a decir cosas. Me refiero a contarse esas pequeñas cosillas importantes o no que nos suceden al cabo del día, y que nos permiten conocer aún más a nuestra pareja. Además, ¿hay algo mejor que saber qué nos hemos perdido a lo largo del día al no haber podido estar al lado de nuestra pareja?

No permitamos que la incomunicación nos robe a la persona que amamos. Hay que buscar y encontrar momentos para hablar en pareja. Por ejemplo, por la noche, antes de ir a la cama, es genial preparar un vaso de leche muy caliente con chocolate, o con café (mejor descafeinado), o una infusión, o lo que nos dé la gana. La clave está en establecer cada día algunos momentos para hablar. Y la noche es un momento muy propicio. No debe haber un orden del día ni una duración prefijada, pero sí mucha comunicación. Y la comunicación es cosas de dos. No es suficiente con que uno de los miembros de la pareja se empeñe en esto; es necesario que los dos lo deseen de forma conjunta. Y en estos ratos de charla cualquier tema es importante, por muy estúpido que parezca. Lo importante es conocer y poner en común los pormenores, los pequeños problemas y dificultades, también las pequeñas cosas buenas que nos sucedan, el estado de los proyectos, y todas las cosas que tengan que ver o no con la relación. Además, la buena noticia es que estos ratos nocturnos de charla los podemos sacar de esos espacios de tiempo muertos y sin conversación que nos roba la dichosa televisión, y que hace que nos vayamos a la cama sin más diálogo que un simple “buenas noches”. Y a veces ni siquiera eso.

Cada minuto que pasamos delante de la televisión son sesenta segundos menos de conversación con nuestra pareja. Con esto no estoy queriendo decir que no debamos ver la tele. Lo que realmente quiero decir es que debemos tirar a la basura la puta tele… Te aseguro que no pasa nada si lo hacemos. Yo lo hice hace casi diez años y mi vida es mejor desde entonces y, además, mis días parecen que tienen sesenta y nueve minutos más.

¿Qué por qué sesenta y nueve? ¿Y por qué no…?

Ver la tele es poco romántico, aunque se vea en compañía de la pareja, aunque se vea estando los dos abrazados. Es mejor conversar y aprender el uno del otro.

¿Cuántas personas hay que se van a la cama tarde después de haber visto un programa de esos nocturnos que te enganchan y que no te aportan nada? ¿Y cuántas de estas mismas personas por la mañana cuando se despiertan salen pitando de casa hacia el trabajo? ¿Y cuántas de estas personas se pasan los días sin haber mantenido una conversación relevante con su pareja? Joder, si la vida de una persona consiste de lunes a viernes en levantarse, asearse, desayunar, irse a trabajar hasta la tarde, llegar a casa, encender la televisión, cenar viendo la televisión, relajarse viendo la televisión hasta acabar rendida de sueño e irse a la cama a dormir, ¿cuándo se habla con la pareja?, ¿los fines de semana, con la cantidad de cosas pendientes que hay por hacer y los compromisos que hay que sortear?

Tenemos que sacar cada día un rato (o mejor varios) para charlar con la pareja. Este es mi consejo romántico de hoy: robarle minutos a la tele para regalárselos a tu pareja; y como colofón, preparar una bebida calientita para los dos antes de ir a la cama.

En otras ocasiones hablaremos de qué otros momentos podemos sacar cada día para charlar. Pero por hoy te dejo, para que puedas irte a conversar ahora mismo con tu pareja.

Hasta el próximo día, que volveré con nuevas sugerencias románticas. Mientras tanto… muchas gracias.

Anuncios

Un pensamiento en “Consejo romántico de Matías nº 7 – ¿Y qué hacemos con la tele…?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s